Viernes, 24 de Marzo de 2017
Guias.Travel+en Google+ Guias.Travel
Estás aquí :
Guias.Travel > Blog > Churchill’s War Rooms, la ‘topera’ del primer ministro británico
+20.000.000 usuarios ya han disfrutado nuestras guías

Churchill’s War Rooms, la ‘topera’ del primer ministro británico

Cabinet_War_Rooms

Las Churchill’s War Rooms forman un museo especializado de Londres que se corresponde con unas dependencias subterráneas elegidas por el premier británico para seguir y dirigir la evolución de la Segunda Guerra Mundial. Es un lugar fundamental para conocer la vida de Winston Churchill, y, en realidad, la zona visitable se organiza alrededor de dos espacios diferentes, pero complementarios: el Churchill’s Museum y el Churchill’s War Rooms.

La salas de guerra fueron creadas por el Ministerio del Aire británico originalmente como refugios contra los bombardeos aéreos. Se los ordenó construir en 1936 para albergar algunas oficinas gubernamentales clave que podrían verse afectadas en caso de ataques en el centro de Londres. El lugar elegido fue el sótano de las New Public Offices que ahora albergan el HM Treasury, el Tesoro de Su Majestad.

La conversión del sótano de las New Public Offices en las Salas de Guerra comenzó en junio de 1938. Con los trabajos de remodelación, se instalaron equipos de comunicación, radiodifusión y ventilación. Y, al mismo tiempo, se decidió aislar y reforzar toda la estructura del sótano.

También se planeó una Sala de Guerra Central para que los Jefes de Estado Mayor de las Fuerzas Armadas y el Gabinete del Gobierno pudieran reunirse. Ello significó que los miembros del Gabinete tuvieron también que ser alojados cerca de figuras militares de alto rango -por lo que se decidió que el Gabinete se alojara dentro de la Sala de Guerra Central-. Esta decisión supuso que las salas de guerra del gabinete acabaron por convertirse en el centro desde el que salieron todas las decisiones militares británicas durante la Segunda Guerra Mundial.

Las obras de la Sala de Guerra se completaron en 1939 y entraron en funcionamiento el 27 de agosto de ese año, justo días antes de la declaración de guerra de Gran Bretaña a Alemania el 3 de septiembre de 1939. Las salas de guerra se dividieron varios espacios diferentes, la Sala del Mapa y la del Gabinete. La primera se mantuvo en uso durante la guerra 24 horas al día, estando ocupada por oficiales de la Royal Air Force, por miembros del British Army y por los de la Marina Real.

Fue en esas dependencias donde se fijaron los movimientos de los soldados y fuerzas británicas en toda Europa y donde se prepararon resúmenes diarios de inteligencia para el rey, el Primer Ministro y los jefes militares del Estado Mayor. La sala del gabinete era obviamente el lugar en el que se reunía el Gobierno se reuniría. En los primeros momentos de la guerra, el primer ministro de Gran Bretaña era Neville Chamberlain. Chamberlain acudió a las salas de guerra solamente en una ocasión.

Poco después de que Winston Churchill se convirtiera en primer ministro, en mayo de 1940, el veterano político visitó por primera vez la Sala del Gabinete. Al entrar en la sala, Churchill declaró: “Esta es la habitación desde la cual dirigiré la guerra”. Si Chamberlein tuvo sólo una reunión en esta sala durante su gobierno, Churchill tendría más de cien a lo largo de toda la guerra.

Cuando el bombardeo alemán se convirtió en un problema para la supervivencia física del Gobierno en Londres, se decidió reforzar las salas de guerra del gabinete mediante la instalación de una gigantesca estructura de hormigón sobre las estancias -pieza que fue conocida como ‘La Losa’-. En ese momento también se decidió aumentar el número de alojamientos en el búnker, de modo que durante los bombardeos nocturnos, las personas que trabajan en las salas de guerra no tuvieran que arriesgarse a salir a la calle para volver a sus hogares.

A pesar de que se había habilitado un alojamiento y hasta un dormitorio privado en el búnker, Winston Churchill apenas sí pasó alguna noche en el refugio, prefiriendo su casa oficial del 10 Downing Street. Su hija Mary, en cambio, sí se quedó en las estancias de la Churchill’s War Room.

Legado

Apenas acabada la Segunda Guerra Mundial, el búnker permaneció cerrado de forma permanente y sólo podía ser visitado en condiciones muy especiales y con autorización. Con el paso del tiempo, y como consecuencia de la humedad, del ambiente, el lugar se fue deteriorando. Una inversión de apenas 7.000£ contribuyó a frenar el deterioro a los pocos años, aunque en modo alguno fue una solución definitiva.

En 1974, el gobierno preguntó al Imperial Museum of War si pensaba en asumir la administración del sitio, oferta que fue rechazada inicialmente. Y es que, para esa fecha, las estancias, se habían vuelto a deteriorar sustancialmente.

En 1981, la primera ministra Margaret Tatcher expresó su deseo de que las salas de guerra pudieran volver a estar abiertas al público antes de las próximas elecciones generales. Finalmente,el Gobierno llegó a un acuerdo con el Imperial War Museum of War para restaurar y recuperar el espacio subterráneo como museo.

Como comentaba, además de las salas de guerra, se ha recuperado un espacio anexo dedicado al relato de la vida y del legado de Winston Churchill. El museo exhibe objetos usados por el estadista o asociados a él, incluyendo la puerta de entrada original al número 10 de Downing Street.

El objeto más llamativo del museo quizás sea un soporte electrónico de 15 metros de largo que permite a los visitantes a interactuar en una ‘línea de tiempo’ sobre la vida de Churchill. Los visitantes pueden presionar sobre varias fechas y nombres para recibir más información sobre la vida y los tiempos de Churchill, o bien teclear fechas específicas (por ejemplo, el 11 de noviembre, el Memorial Day, o el 15 de abril, el del hundimiento del Titanic.

Para más señas, decirte que el museo abre diariamente de 09.30 am a a 06:00 pm, siendo el último acceso a las 05:00 pm). Estaciones de tren más cercanas: Charing Cross, Victoria o Waterloo. Estación de metro más cercanas: Westminster y St. James’s Park. Autobuses: 3, 11, 24, 53, 87, 88, 109, 159, 184, 211, 453.

Bueno, no tienes motivos para no ver las Churchill’s War Rooms de Londres. Si quieres saber más puedes consultar todos los detalles en una web de referencia, Viajaralondres.com, donde podrás encontrar excursiones de un solo día en los alrededores de Londres y mucho más. Pica en el enlace para saber más: www.viajaralondres.com.

Churchill's War Room.

Churchill’s War Room.

Te gustará también leer:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>