Sábado, 18 de Noviembre de 2017
Guias.Travel+en Google+ Guias.Travel
Estás aquí :
Guias.Travel > Blog > Descubre cómo un pueblo pasó a ser un poco borde en la Umbría
+20.000.000 usuarios ya han disfrutado nuestras guías

Descubre cómo un pueblo pasó a ser un poco borde en la Umbría

Castiglione del Lago es un apacible pueblo medieval de la Umbría asentado en uno de los bordes del Lago Trasimeno. La localidad aprovechó un promontorio sobre el lado occidental del lago para buscar la seguridad de una defensa natural ya desde tiempos de los romanos.

Pero lo que hoy no nos puede mostrar esa localización, su paisaje, es su condición original de isla. Y es que Castiglione del Lago nació sobre un pequeño islote que, el tiempo, el descenso del nivel de las aguas y muchos sedimentos acumulados, llevaron a unir con el resto del borde de la laguna. Cuesta imaginar que Castiglione fuera una isla, pero así fue. Era la cuarta isla de lago y se asentaba sobre un promontorio de piedra caliza, que aún se deja ver entre las calles.

Hoy Castiglione del Lago supera en poco los quince mil habitantes y está dividido en dos partes, una, el núcleo antiguo original y medieval, y, la otra, el moderno Castiglione, al oeste, en una zona llana.

Castiglione del Lago tiene a gala ser el municipio al que pertenece la mayor parte del Lago Trasimeno y uno de los islotes destacados de la laguna, la isla Polvese. Castiglione cuenta con un embarcadero que se emplea para atracar a las embarcaciones que visitan las islas y que recorren el lago.

La localidad debe su nombre al símbolo de la familia que gobernó la localidad, el león. Castiglione sería así, Castellum Leonis (‘Castillo del León’), que luego se popularizaría como Castellioni.

El pasado de Castiglione del Lago fue todo menos tranquilo. Su ubicación estratégica en las comunicaciones entre el norte y el sur de Italia la convirtió en objeto de deseo de etruscos y romanos. Estos últimos la llamaron Novum Clusium, cuya trama urbana se ve claramente en las orientaciones de tres de las calles principales de la población.

Sólo en tiempos del rey Federico II, Castiglione del Lago tuvo un periodo de relativa estabilidad. Más tarde, caería bajo el control de la ciudad de Perugia, convirtiéndose en feudo de la familia Baglioni.

En 1550, el papa Julio III le regaló el pueblo a su hermana Giacoma Ciocchi del Monte. Otro papa, Pío IV, concedió el marquesado de Castiglione a Ascanio Corgna (1563). Un nuevo papa más, Pablo IV, convirtió al aristócrata Fulvio II en duque de Castiglione. En 1647, pasó a dominio de los Estados Pontificios.

Durante ese tiempo, el ducado de Castiglione era un espacio que cubría un área de unos 200 kilómetros cuadrados y al que se le otorgó el papel histórico de convertirse en un territorio tapón entre el Gran Ducado de Toscana y los Estados Pontificios de la Iglesia. En esa situación de pieza necesaria del juego de poder de los territorios italianos, Castiglione del Lago llegó a emitir moneda y a disponer de unos estatutos de gobierno propios. Nobles señores de Castiglione del Lago fueron Fulvio Alejandro II, Ascanio I y Ascanio Corgna II que dejaron monumentos y obras artísticas que aún se pueden ver en la localidad y en Perugia.

Qué ver en Castiglione del Lago

En la localidad, no hay que dejar de ver su palacio principal, su fortaleza, tres de sus iglesias, hay que reservar tiempo para acudir a las fiestas y celebraciones de su calendario anual, y, por supuesto, disfrutar del Lago Trasimeno en todos los sentidos. Veamos los monumentos y los eventos más destacados de Castiglione del Lago:

-Palazzo della Corgna. Se trata del único palacete de la Umbría. Son interesantes los frescos de tema mitológico que decoran las habitaciones, obras de Pomarancio y Salvio Savini (Salón Mayor y Salón del Trono). En la planta baja, hay una sala, también decorada con frescos de Salvio Savini, en la que el duque se reunía con su camarilla en lo que formaba algo parecido a una tertulia informal de intelectuales. Las historias que cuentan las pinturas son también de tema mitológico (‘Diana y Calisto’) aunque hay una curiosa representación satírica, ‘El Mundo al revés’.

-Roca del Leone. Es una torre defensiva que está conectada con el palacio ducal del duque de la Corgna por una pasarela. La torre tiene una poco usual torre triangular y se edificó en los tiempos de las revueltas medievales que tuvieron lugar en el centro de Italia.

En aquellos días, la localidad estaba cerrada con murallas defensivas en las que se abrían tres puertas, las de Perugia, Florencia y Siena, cada una con caminos en la dirección de esas ciudades principales italianas. La construcción defensiva de la Roca del Leone fue diseñada por Galeazzo Alessi sobre estudios en materia de construcciones militares del famoso Vignola.

-Iglesia Parroquial de Santa María Magdalena. La construcción se asienta sobre una iglesia anterior del siglo IX. En ella no hay que dejar de ver la ‘Madonna Entronizada’ de Eusebio da San Giorgio, un discípulo de Perugino.

-Iglesia de San Domenico. Levantada en 1638 por el duque Fulvio II como agradecimiento a Santo Domingo de la curación de su esposa, Eleonora de Mendoza que había sufrido gangrena en un brazo (tampoco hay que dejar de ver el regalo votivo del marido por ese hecho milagroso).

El artesonado de madera, la capilla de San Salvador con las tumbas del poeta Cesare Caporali y del duque Fulvio Allessandro son tres de los atractivos de su interior. También, dos tallas de madera, una de ellas, un ‘Jesús flagelado’, la otra del Santo de Guzmán.

-Iglesia de Santa Maria delle Grazie. Este templo no está situado en Castiglione del Lago, sino en la pequeña localidad de Casamaggiore. Construida también por el duque Fulvio II a principios del siglo XVII. Interesantes pinturas de ese tiempo.

En Castiglione del Lago no hay que dejar de ver su festival folclórico, en el primer domingo de marzo, una reunión de amantes de la aviación deportiva, y la Fiesta del Tulipán, en abril.

¿Qué te parece una visita a Castiglione del Lago? Aquí te dejo una referencia del portal Viajararoma.com en el que podrás encontrar excursiones de un solo día en los alrededores de Roma con extensiones como las de un tour gastronómico en Umbría. No te lo puedes perder.

http://www.viajararoma.com/entretenimiento-en-roma/tour-gastronomico-chianti-y-umbria/

Castello del Leone.

Castello del Leone.

Te gustará también leer:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *