Viernes, 23 de Junio de 2017
Guias.Travel+en Google+ Guias.Travel
Estás aquí :
Guias.Travel > Blog > La Conciergerie, pasable, grande y escondido
+20.000.000 usuarios ya han disfrutado nuestras guías

La Conciergerie, pasable, grande y escondido

La Conciergerie es un museo poco conocido de París y éso que sus muros han visto mucha historia de Francia. Como incontables edificios más antiguos de la capital francesa, ha sido casi de todo.

Comenzó como palacio real, una de sus alas fue almacén para el tesoro real, luego lo reconvirtieron en prisión para ricos y pobres, más tarde se le dio un uso como espacio para negociados públicos. Una parte muy pequeña del conjunto alberga hoy una exposición permanente que se puede visitar.

El palacio de La Conciergerie está situado en la parte occidental de la Ile de la Cité. Fue mandado a construir por Felipe El Hermoso a principios del siglo XIV para mayor gloria de su gloria. En su tiempo, se le consideró uno de los palacios más ostentosos del mundo. Sin embargo, a finales del mismo siglo, Carlos V y los reyes Capetos cambiaron de opinión sobre sus sedes palaciegas y eligieron el Louvre.

La Conciergerie cambió de uso y fue reconvertido en un edificio administrativo de la Corona. Al cuidado de La Conciergerie, se dejó a un caballero que llevaba el título de conserje en francés, de ahí el nombre que adoptó el edificio. El conserje de La Conciergerie era al mismo tiempo una autoridad judicial y policial en París.

En 1391, no obstante, el palacio ya se había reconvertido en prisión para delincuentes comunes y políticos. A los prisioneros adinerados se les daba un buen alojamiento en las mejores estancias del palacio, para los rateros, habitaciones oscuras en el sótano, llenas de roedores, donde muchos sucumbían a enfermedades como la peste.

De aquellos tiempos, se conservan algunas torres, la de Plata, la de César, llamada así por los emperadores romanos, y la Torre Bonbec, que era el lugar reservado para aplicar las torturas a los reos.

Revolución francesa

La Revolución Francesa (1789-1799) fue uno de los períodos más violentos de la historia francesa. Durante esos años, La Conciergerie se hizo famosa por ser el lugar a donde se llevaban a los presos antes de ejecutarlos en la guillotina. En sus estancias, también tuvo sede un tribunal revolucionario que administró justicia durante el periodo del Terror.

Según los registros, el Tribunal ocupó el Gran Salón del palacio entre abril de 1793 y mayo de 1795. Los jueces revolucionarios enviaron a casi 2.600 personas a la guillotina, entre ellas, a María Antonieta. Irónicamente, la cabeza visible de ese Tribunal. Maximilien Robespierre, también fue encarcelado en La Conciergerie antes de ser enviado a la guillotina en 1794.

Tras la Revolución, La Conciergerie se siguió utilizando como cárcel para presos importantes, como sucedió con el mismo emperador Napoleón III que vivió entre rejas en el viejo palacio.

El edificio que podemos ver hoy es el resultado de una amplia reconstrucción ocurrida a mediados del siglo XIX, incluyendo la transformación en una capilla de la celda que ocupó María Antonieta. El edificio fue dado de baja para uso oficial en 1914, convirtiéndose poco después en un monumento histórico nacional. Como atracción turística, La Conciergerie es un museo pasable, pequeño y escondido oero que te recomendamos que visites en tu próximo viaje a París.

Si quieres hacer un viaje a la capital francesa con todo organizado, te recomendamos también lo que te ofrece un portal web especializado: Viajaraparis.com, donde encontrarás excursiones de un solo día en los alrededores de París y mucho más. Pica en el enlace para ver más detalles: www.viajaraparis.com

La Conciergerie.

Te gustará también leer:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *