Sábado, 26 de Mayo de 2018
Guias.Travel+en Google+ Guias.Travel
Estás aquí :
Guias.Travel > Blog > Museos Vaticanos: una visita básica que no te puedes perder en Roma
+20.000.000 usuarios ya han disfrutado nuestras guías

Museos Vaticanos: una visita básica que no te puedes perder en Roma

¿Que no sabes qué son los Museos Vaticanos? Te pongo en antecedentes. Lo que comenzó como la pequeña colección de esculturas se ha transformado a lo largo de los siglos en un complejo museístico que ofrece una de las mejores colecciones de arte del planeta. La decoración interior de los palacios que albergan la colección es igual de sorprendente. Tienes que ver los Museos Vaticanos en Roma.

Los Museos Vaticanos se fundaron bajo el patrocinio de dos papas del siglo dieciocho: Clemente XIV (1769-1774) y Pío VI (1775-1799), que fueron de los primeros en abrir colecciones de arte al público en general, promoviendo el avance de la cultura entre el pueblo. A decir verdad, el primer edificio del complejo del museo, el Museo Pio-Clementine, fue designado después de que dejaran el papado estos dos pontífices.

El origen de la colección de los museos se remonta mucho más atrás en el tiempo. Todo comenzó en 1480 con el descubrimiento de una estatua romana, ‘El Apolo de Belvedere’, que sigue siendo una de las piezas más destacadas de los Museos Vaticanos. En 1503, Julio II hizo colocar la estatua en el Cortile Ottagono, un patio octogonal del primitivo complejo.

A medida que pasaron las décadas, más papas fueron sumando piezas a la sorprendente colección. Hoy en día, hay trece museos que se suman en un enorme complejo arquitectónico compuesto por dos palacios dentro de la Ciudad del Vaticano.

El complejo de edificios merece una visita por sí mismos ya que todas las habitaciones y pasillos están profusamente decorados con mármol y frescos. Lo más atinado es no intentar ver todo en una sola visita: la ruta completa a lo largo de todos los museos tiene siete kilómetros de longitud. Lo más adecuado es centrarse en una serie de museos y puntos destacados. Y también es recomendable guardar tiempo para ver con mucho detenimiento las salas dedicadas a Rafael y, por supuesto, la Capilla Sixtina que se encuentra al final de las exposiciones.

Para controlar lo que se puede ver, hay que tener en cuenta que el complejo ofrece cuatro itinerarios que están codificados cada uno con su color. Estas rutas tienen duraciones que van desde una hora a cinco horas. Todos los itinerarios terminan en la Capilla Sixtina.

Antigüedades clásicas

Uno de las principales atractivos de los Museos Vaticanos es la colección de arte antiguo romano y griego, que se puede ver en todos los museos. Hay piezas de gran valor como el Laoconte o el Apollo de Belvedere que son iconos universales.

El Museo Pio-Clementine (Museo Pio-Clementino) forma parte del núcleo central de los Museos Vaticanos. La mayor parte de la colección que se puede ver en el Pio Clementine está formada por estatuas descubiertas en Roma y sus alrededores.

Entre las piezas más destacadas del Pio Clementine se puede citar la figura del Apoxyomenos (Raspador), una copia de mármol del siglo I de una famosa estatua de un bronce de Lisipo. La estatua fue descubierta en 1849 en el Trastevere. Representa a un atleta que raspa el sudor de su cuerpo. La hoja de parra que lleva en sus genitales se agregó más tarde (los romanos y los griegos nunca censuraron sus obras de arte).

El Patio del Octágono (Cortile Ottagonale), la zona más antigua de los Museos Vaticanos, contiene varias obras maestras. Entre ellas, el citado Apolo de Belvedere, otra copia romana de un original griego de Leochares. La estatua del dios Apolo extendiendo su brazo ha sido descrita como la perfección de la estética.

Pero aún más famoso es el Laoconte, un grupo escultórico descubierto en 1506 en la Colina Esquilina. El grupo fue creado alrededor del año 30 aC por tres escultores de Rodas que probablemente copiaron un original del siglo II aC. Representa al sacerdote troyano Laocoon y a sus dos hijos siendo estrangulados por serpientes. Según una historia del poeta romano Virgilio, Laoconte advirtió a los troyanos para que no llevaran el famoso caballo de madera a Troya, por lo que la diosa Atenea envió dos serpientes para matar al sacerdote. El grupo de esculturas es celebrado por su fidedigna representación de la agonía.

El Salón de las Musas (Sala delle Muse), decorado con frescos de Apolo y de las Musas, creado a finales del siglo XVIII por Tommaso Conca. La pieza central en este lugar es el Belvedere Torso. La estatua fue encontrada en el Campo de ‘Fiori y está firmada por Apolonio de Atenas, un escultor griego del siglo I antes de Cristo. Lamentablemente, le faltan las piernas y los brazos, pero el torso se considera un ejemplo perfecto de la anatomía masculina. El torso inspiró a Miguel Ángel para sus desnudos del techo de la Capilla Sixtina .

La sala redonda contigua (Sala Rotonda) está inspirada en el Panteón de Agripa de Roma. El suelo está pavimentado con un magnífico mosaico romano del siglo II o principios del siglo III que muestra varios monstruos marinos y otras figuras mitológicas. El piso fue descubierto en Otricoli, un pequeño pueblo de Umbría. Del mismo sitio proviene el Otricoli Zeus, una copia de un busto del escultor griego Bryaxis del siglo IV aC.

En medio de la sala, hay una gran bañera de pórfido, la llamada ‘Bañera de Nerón’, que se encontró en la Casa Dorada de Nerón, su residencia en Roma. Los nichos que rodean las habitaciones tienen una interesante variedad de estatuas. Lo más impresionante es la colosal estatua de Hércules en bronce dorado del siglo II.

Otras salas interesantes del Museo Pio-Clementine son la Galería de Estatuas, con una escultura sensual de una Ariadna Durmiente que fue la inspiración de muchos escultores neoclásicos. La Sala de los Animales ofrece una excelente colección de estatuas de animales y mosaicos. El Gabinete de las Máscaras lleva el nombre de los mosaicos de máscaras que se colocaron para su exposición en el suelo y que provienen de la Villa de Adriano en Tívoli. La Sala de la Cruz Griega tiene los sarcófagos de Elena (la madre del emperador Constantino) y de su nieta Constantina.

Museo Chiaramonti

El Museo Chiaramonti lleva el nombre de su fundador Pio VII, que nació como Luigi Barnaba Chiaramonti. El museo ocupa parte de una sección del edificio de trescientos metros de largo que se construyó en 1807 bajo un diseño de Bramante. Tiene una gran cantidad de estatuas, incluidos muchos bustos que fueron encargados por los romanos para figurar en sus casas como retratos de sus antepasados

El resto de la galería alberga la Lapidaria (Galleria Lapidaria) que tiene una gran colección epigráfica que contiene más de cuatro mil inscripciones. Lamentablemente, este departamento está cerrado y sólo se puede acceder a él con un permiso especial.

A la galería Chiaramonti, le sigue el Nuevo Ala (Braccio Nuovo), que cuenta con un magnífico suelo también hecho de mosaicos romanos. Aquí encontrarás más estatuas romanas, incluida la de Augusto de Prima Portaque que retrata al emperador romano Augusto. La estatua fue descubierta en 1863 en la villa de Livia Augusta.

Otro hito destacado es la personificación colosal del Nilo. Muestra al dios del río acostado de costado y apoyado en una esfinge. A sus pies, hay un cocodrilo y el dios sostiene un haz de trigo en su mano, símbolo del fértil suelo del valle del Nilo que es el resultado de las inundaciones regulares del río. Se cree que los dieciséis bebés que se arrastran sobre él son una referencia a la altura ideal de dieciséis codos a la que debía elevarse el río Nilo para garantizar un suelo fértil.

Museo Gregoriano de Antigüedades Paganas

El Museo Gregoriano de Antigüedades Paganas (Museo Gregoriano Profano) es otro espacio de exposiciones permanentes que acoge estatuas romanas y griegas. El museo fue establecido en 1884 por Gregorio XVI y contiene estatuas, sarcófagos, relieves y monumentos funerarios, la mayoría de los cuales datan de la época imperial (siglos I y II dC). La pieza más famosa de todas es la de Athena y Marsyas, una copia del original de bronce del siglo quinto antes de Cristo realizada por el escultor griego Mirón. También hay mosaicos de atletas de las Termas de Caracalla y fragmentos del Partenón en exposición.

Museo Etrusco Gregoriano

El Museo Etrusco (Museo Gregoriano Etrusco) fue fundado por el Papa Gregorio XVI en 1837. Es uno de los museos más importantes de su tipo, aunque ahora parece estar eclipsado por el Museo Etrusco Nacional de la Villa Borghese que fue fundado después de la unificación de Italia.

El Museo Etrusco del Vaticano tiene una colección particularmente valiosa de jarrones, que muestra la influencia de las técnicas y las decoraciones griegas en la cultura de los etruscos. Una pieza notable es una ánfora decorada con las figuras de Aquiles y Ajax jugando a los dados. Otro elemento que hay que destacar es la colección de objetos encontrados en la tumba Regolini-Galassi en Cerveteri, entre ellos un trono de madera y un carruaje del siglo VII a. La estatua más significativa es el Marte de Todi, una estatua de bronce del siglo V antes de Cristo.

Museo Gregoriano Egipcio

El Museo Gregoriano Egipcio (Museo Gregoriano Egizio) es otra exposición fundada por el Papa Gregorio XVI, que tenía un gran interés por Egipto. En sus nueve salas, los objetos de arte que se pueden ver en este museo van desde estelas y jeroglíficos de alrededor del 2500 aC hasta réplicas romanas de estatuas egipcias del siglo II d.

No hay que perderse bajo ninguna excusa la colección de momias de alrededor del 1000 aC que se encontraron en la Necrópolis de Deir el-Bahri en Tebas. Una sala del museo egipcio contiene una reconstrucción del Canopus de la Villa de Adriano en Tivoli, incluido el Santuario de Serapis y varias estatuas de dioses egipcios.

Galería de Imágenes del Vaticano

La Galería de Imágenes del Vaticano (Pinacoteca Vaticana) es un museo relativamente nuevo. Fue fundado a fines del siglo XVIII por Pío VI e inaugurado en 1932. Las dieciséis salas del museo contienen pinturas que abarcan desde el siglo XII hasta el XIX. La mayoría de las obras son de maestros italianos, pero también hay representados algunos artistas extranjeros. Incluso hay una sala entera dedicada al pintor austriaco Wenzel Peter.

Entre las piezas más notables, se encuentra el tríptico Stefaneschi que Giotto creó alrededor del año 1300 para la antigua basílica de San Pedro. Otra obra destacada es un fresco del siglo XV que representa la fundación de la Biblioteca del Vaticano. La pintura de Melozzo da Forlì muestra al primer bibliotecario arrodillado ante el papa Sixto IV.

También hay una sala dedicada a Rafael, que incluye los tapices realizados por el artista flamenco Pieter van Aelst y varias caricaturas creadas por Rafael y sus alumnos. Los tapices fueron hechos para cubrir las paredes inferiores de la Capilla Sixtina. Las caricaturas ahora están en el V & A Museum en Londres. También hay varias pinturas de Rafael en esta sala, incluida ‘La Coronación de la Virgen’, que hizo cuando tenía solo diecinueve años.

Museo de Arte Religioso Moderno

La Colección de Arte Religioso Moderno (Collezione d’Arte Religiosa Moderna) presenta cincuenta y cinco salas. Fue establecida en 1973 por orden del Papa Pablo VI y es el museo más grande de su tipo. Contiene obras de muchos de los artistas modernos más importantes del mundo, incluidos Dalí, Kandinsky, Kokoschka, Le Corbusier, Matisse, Munch, Picasso, Rodin o Van Gogh.

Museo Cristiano Pío

El Museo Cristiano Pio (Museo Pio Cristiano) alberga una colección de esculturas, sarcófagos y mosaicos de la era cristiana primitiva. El museo fue fundado en 1854 por Pío IX. El objeto más famoso de su colección es la estatua del Buen Pastor, creada en el siglo III.

Museo Etnológico Misionero

Fundado por Pío XI en 1926, el Museo Etnológico Misionero presenta piezas de naturaleza religiosa de cuatro áreas geográficas: Asia, Oceanía, África y América. Muchas de los 100.000 objetos de la colección fueron adquiridos por trabajadores misioneros.

El museo fue abierto originalmente en el Palacio de Letrán, pero fue reubicado en el lugar actual en 1973. Entre sus objetos más destacados hay que hablar de una estatua del dios Quetzalcóatl de México, una máscara de Sierra Leona y una escultura de madera de la deidad Tūmatauenga de la Polinesia Francesa.

Biblioteca del Vaticano

La Biblioteca Vaticana (Biblioteca Apostolica Vaticana) fue fundada por el papa Nicolás V en 1450, cuando contenía sólo 340 libros. Hoy, es una de las bibliotecas más importantes del mundo con más de medio millón de libros y más de 60.000 manuscritos. Algunas de las piezas más valiosas se muestran en el Salón Sixtina (Salone Sistino), una magnífica sala abovedada construida en 1588 por Domenico Fontana. El salón de ochenta metros de largo y quince metros de ancho está magníficamente decorado con coloridas pinturas en paredes y techos.

La biblioteca también alberga dos museos, el Museo Profano (Museo Profano) y el Museo Sagrado (Museo Sacro). Este último contiene una serie de objetos cristianos antiguos hallados en las catacumbas romanas, así como otras piezas de vidrio medievales y objetos hechos de materiales preciosos como marfil y esmalte.

Museo Histórico del Vaticano

El Museo Histórico del Vaticano ofrece una visión fascinante a la larga y, a veces, turbulenta, historia del Vaticano. El museo fue fundado en 1973 a petición del Papa Pablo VI. Originalmente estaba ubicado cerca de la Pinacoteca del Vaticano, pero en 1991 se trasladó al Palacio de Letrán cerca de la entrada posterior de la basílica de San Juan de Letrán. El museo contiene una colección de armas, armaduras y uniformes de las fuerzas armadas papales, así como retratos de papas y los llamados papamóviiles, los coches usados por los papas para sus desplazamientos.

Hay planes para trasladar la colección de vuelta al Vaticano. Mientras tanto, solo se puede visitar el museo reservando una visita guiada en grupo.

Otras colecciones

Otras colecciones de los Museos del Vaticano incluyen cerámicas de los siglos XVIII y XIX y mosaicos en miniatura que fueron muy populares como recuerdos, especialmente en el siglo XIX.

Parte del atractivo de una visita a los Museos Vaticanos es tener la oportunidad de admirar el espléndido complejo palaciego que albergan los museos. El complejo fue construido entre los siglos XII y XIX y sirvió como residencia principal de muchos papas. Varias habitaciones, incluida la Capilla Sixtina, a veces todavía son utilizadas por el papado.

Hoy, el Papa es una figura espiritual, pero antes de la unificación de Italia, el Papa también era el jefe de un gran reino mundano y el complejo del Vaticano reflejaba su importancia como jefe de estado. Los papas contrataron a los arquitectos y artistas más famosos del mundo para decorar sus residencias y las decoraciones, en particular las pinturas murales en los departamentos papales privados, merecen una visita por sí mismos.

Palacio Belvedere

Los edificios que albergan la colección de los Museos Vaticanos se componen de dos palacios. Al norte, está el Palacio de Belvedere, construido a finales del siglo XV como Villa Belvedere. Al sur, junto a la Basílica de San Pedro se encuentra el Palacio Apostólico, que ha servido como residencia principal de los papas desde su regreso de Aviñón en 1377. El palacio actual fue construido a mediados del siglo XV y reemplazó un edificio antiguo del siglo quinto.

A principios del siglo XVI, Bramante conectó los dos palacios entre sí con la construcción de dos largas alas que encerraban un gran patio, el Cortile del Belvedere. En 1585-1590, una nueva ala para la biblioteca dividió el patio en dos. El patio inferior aún se conoce como el Cortile del Belvedere, mientras que el patio superior se conoce como el Cortile della Pigna (Patio de la Piña). La incorporación del Ala Nueva (Braccio Nuovo) en 1820 creó otro patio más pequeño enmedio: el Cortile della Biblioteca (Patio de la Biblioteca).

El Patio de la Biblioteca y el Patio del Belvedere no son accesibles, pero casi cualquier visitante de los Museos Vaticanos puede ver el hermoso Patio de la Piña. El patio lleva el nombre de una enorme piña de bronce que se instaló en una gran exedra construida por Pirro Ligorio.

La piña es una fuente antigua que se descubrió cerca del Panteón de Agripa y que probablemente perteneció a un templo dedicado a la diosa Isis. Los dos pavos reales de bronce que flanquean la piña son réplicas de esculturas antiguas que se encontraron en el Mausoleo de Adriano. Los originales están ahora en el Ala Nueva.

En el medio del patio hay una escultura de bronce moderna, llamada ‘esfera dentro de una esfera’. Es una creación de Arnaldo Pomodoro que se colocó aquí en la década de 1990.

Galería de Mapas

Las dos alas largas que conectan el Palacio Apostólico con el Palacio de Belvedere son cada una de aproximadamente trescientos metros de largo. El ala este alberga el ya mencionado Museo Chiaramonti, repleto de estatuas de la antigüedad, y la Galería Lapidaria, que, como te comentaba, no es accesible al público. El ala oeste alberga tres galerías más. La primera que viene desde el Palacio Belvedere es la Galería de los Candelabros (Galleria dei Candelabri), una sala de ochenta metros de largo con esculturas griegas y romanas. Esta sala conduce a la Galería de los Tapices (Galleria degli Arazzi), que conserva tapices de los siglos V al XVII.

La galería final y también la más larga (175 metros) es la Galería de Mapas (Galleria delle Carte Geografiche). Las paredes de esta galería están decoradas con grandes pinturas de mapas creadas por Antoni Danti entre 1580 y 1583. Su hermano Egnazio Dante, arquitecto y cosmógrafo, proporcionó toda la información necesaria para plasmar las imágenes. Los mapas muestran ciudades italianas, islas del mar Mediterráneo y los viejos territorios papales. Los frescos del techo representan eventos que tuvieron lugar en estos lugares.

Los papas del Renacimiento encargaron para la decoración de sus residencias palaciegas a los artistas más talentosos de sus épocas. Muchas de las estancias, incluidas los Apartamentos Borgia y las de Rafael, están abiertas al público y forman parte de los itinerarios de los Museos Vaticanos.

Apartamentos Borgia

Los Apartamentos Borgia (Appartamento Borgia) son una serie de habitaciones que se convirtieron en apartamentos privados del papa Alejandro VI, Rodrigo de Borgia. El Papa fue un mecenas de las artes. El papa llamó a Pinturiccio para decorar las habitaciones con unos frescos magníficos. Entre 1492 y 1495, Pinturiccio y sus alumnos pintaron seis de los Apartamentos Borgia. Los frescos representan temas religiosos (como el martirio de los santos y los misterios de la fe) y temas medievales (Trivium y Quadrivium). La mayoría de las salas se utilizan actualmente para mostrar una selección de la colección de arte religioso moderno.

A menudo, estos espacios son ignorados por los visitantes de la Capilla Sixtina, pero no cabe duda que merecen ser visitados. Como sucede con la Capilla de Nicolás V (Cappella di Niccolo V), decorada con maravillosos frescos pintados por Fra ‘Angelico entre 1447 y 1449. Los frescos representan escenas de las vidas de San Esteban y San Lorenzo.

Salas de Rafael

Las Salas de Rafael (Stanze di Raffaelo) fueron encargadas por el Papa Julio II, que prefirió distanciarse de alguna manera del legado de Alejandro VI y por ello se negó a residir en los apartamentos creados para su predecesor. Planeó invitar a un gran número de maestros pintores de renombre para decorar sus apartamentos privados (situados sobre los Apartamentos Borgia), pero después de ver el trabajo del pintor y arquitecto de veinticinco años Raffaello Santi (Rafael), decidió solicitar sus servicios solamente.

A partir de 1508, Rafale trabajó en la decoración de los apartamentos, aunque de forma discontinua, a menudo por estar distraído por sus otras obras, incluida la construcción de la Basílica de San Pedro. Rafael murió en 1520, antes de que los frescos de los apartamentos papales estuvieran terminado, pero fueron sus discípulos los que concluyeron el trabajo siguiendo sus diseños. Los frescos se consideran obras maestras absolutas del arte del Renacimiento.

La primera estancia es la Sala de Constantino (Sala di Constantino), que fue pintada después de la muerte de Rafael por sus ayudantes Giulio Romano y Francesco Penni. Muestra escenas de la vida del emperador romano Constantino, que hizo del Cristianismo la religión oficial; y del triunfo del cristianismo sobre el paganismo. La ‘Batalla del Puente Milvio’ representa la batalla entre Constantino y Majencio, durante la cual el ejército de Constantino, superado en número, aplastó al ejército del emperador Majencio empujando a los soldados hacia el río.

La siguiente sala es la Sala de Heliodoro (Stanza di Eliodoro), completada en parte por Rafael entre 1512 y 1514. El tema de la sala es la intervención divina que protege a la iglesia y a los santos. La habitación lleva el nombre de una de las pinturas, la ‘Expulsión de Heliodoro’, que representa una escena de la Biblia. A la izquierda, hay figuras que dejan ver al papa Julio II, al propio Rafael e incluso a su alumno Giulio Romano. Para cuando Raphael pintó ‘León, el gran encuentro de Atila’, Julio II había fallecido, y como resultado, su sucesor León X es retratado dos veces en este fresco: Rafael inicialmente lo pintó como un cardenal que acompañaba a León I.

La Sala de la Segnatura (Stanza della Segnatura) lleva el nombre de un comité especial que se reunía en el lugar. Rafael comenzó con la decoración de esta habitación en 1508 y es la única estancia que fue pintada completamente por el maestro. El tema central de la habitación es la armonía entre los valores de la antigüedad y el Cristianismo.

La pintura es conocida popularmente como la ‘Escuela de Atenas’, la pintura al fresco más famosa en las Salas de Rafael. Es particularmente aclamada por su uso magistral de la perspectiva. La pintura representa un debate entre Platón y Aristóteles, dos famosos filósofos griegos. Se muestran en la pintura también muchas otras figuras famosas de la antigüedad, como Euclides, Sócrates, Pitágoras o Arquímedes. Rafael insertó el retrato de muchas figuras contemporáneas en la pintura. Entre ellos, su amigo Bramante, el papa Julio II, Leonardo da Vinci e incluso su rival Miguel Ángel, que en ese momento estaba pintando el techo de la Capilla Sixtina.

La última de las cuatro salas es la Sala del Fuego (Stanza dell’Incendio), llamada así por uno de los frescos. La sala fue decorada en 1514-1517 (principalmente por los colaboradores de Rafael) durante el pontificado de León X. Eligió la vida de sus homónimos León III y León IV como tema de la sala. El fresco más importante es el Fuego en el Borgo, que fue pintado después de un boceto creado por Rafael. Muestra que León IV apaga un fuego haciendo la señal de una cruz. La pintura dibuja paralelismos con escenas de la antigüedad mostrando a Eneas a la izquierda que lleva a su padre Anquises sobre su espalda fuera de la ardiente ciudad de Troya.

La Habitación de Constantino está conectada a la Logia de Rafael, otra obra maestra del artista. Lamentablemente, solo se puede acceder a la logia con cita previa. La galería está decorada con doce frescos que ilustran eventos de la Biblia.

Capilla Sixtina

La atracción más famosa en los Museos del Vaticano es, sin duda, la Capilla Sixtina. La capilla fue construida en el siglo XV como una capilla privada para el papa Sixto IV. En 1508, el Papa Julio II le pidió a Miguel Ángel que volviera a pintar el techo. Miguel Ángel, que no se veía a sí mismo como pintor, aceptó a regañadientes el encargo.

Miguel Ángel decidió decorar el techo con nueve escenas del Antiguo Testamento. El más famoso es la ‘Creación de Adán’, que muestra a Dios descendiendo del cielo para llevar la vida a Adán.

Las paredes de la capilla están completamente cubiertas con pinturas. La pintura más famosa de las paredes es ‘El Juicio Final’, situado en la zona del altar.

Antes de salir del museo, no hay que despreciar la oportunidad de admirar una de las escaleras más famosas del mundo. La de los Museos Vaticanos fue diseñada en 1932 por Giuseppe Momo, la escalera consta de una doble hélice, una que sube y otra que baja. La hermosa escalera de bronce está decorada con escudos de armas papales.

Si quieres ver los Museos Vaticanos, accede a los contenidos del portal Viajararoma.com, que te ofrecen excursiones de un solo día en los alrededores de Roma y mucho más. Clica en el enlace para ver más detalles: www.viajararoma.com.

Museos Vaticanos

Te gustará también leer:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *