Viernes, 23 de Junio de 2017
Guias.Travel+en Google+ Guias.Travel
Estás aquí :
Guias.Travel > Blog > Plaza de la Bastilla, de la revolución a la ópera popular
+20.000.000 usuarios ya han disfrutado nuestras guías

Plaza de la Bastilla, de la revolución a la ópera popular

La Plaza de la Bastilla, la Place de la Bastille, en francés, es el lugar histórico de la localización de la fortaleza que en el inicio de la Revolución Francesa fue asaltada por el pueblo de París.

La fortaleza se construyó en el siglo XIV. En 1356, durante la Guerra de los Cien Años, y tras la derrota francesa en Poitiers, se tuvo la necesidad de construir una fortaleza en París que la pudiera defender de cualquier invasión futura. La construcción de la fortaleza se inició en 1370 y se terminó en 1382. Fue conocida como La Bastilla. Era un edificio enorme formado por cuatro muros anchos. En el diseño destacaban ocho torres altas de 22 metros de alzada.

Más tarde, en tiempos del cardenal Richelieu, la fortaleza se convirtió en prisión dónde fueron a parar los enemigos del rey. En aquellos tiempos se ingresaba en la prisión sólo con una orden acuñada con el sello del rey. Algunos de los prisioneros más famosos de La Bastilla fueron Voltaire, Fouquet o el Marqués de Sade. La Bastilla tenía una fama terrorífica, aunque en realidad no había muchos prisioneros. En el Musée Carnavalet de París se conserva una maqueta de La Bastilla a escala que puede dar una idea de cómo era.

A decir verdad, La Bastilla era mucho mejor que otras cárceles de su tiempo, pero acabó por convertirse en un símbolo de la arbitrariedad de la monarquía. El 14 de julio de 1789, La Bastilla fue asaltada por un destacamento rebelde de la Guardia Nacional. Al llegar a la fortaleza, los asaltantes obligaron a los pocos guardias a que la entregaran. Y así lo hicieron sin oposición. En el asalto sólo fueron liberados siete prisioneros. La toma de La Bastilla marcó el inicio de la Revolución Francesa. Los franceses celebran ese día desde 1880 como fiesta nacional.

Apenas dos días después de la toma de la fortaleza, se dio orden de demolerla. Hoy, una señal en el bulevar Henri IV marca el lugar exacto en el que se encontraba el antiguo edificio. Algunos bloques que formaban los cimientos de la fortaleza son visibles en la estación de metro de La Bastille, en la línea número 5. En la misma estación, sobre el suelo, también se puede ver el delineamiento del lugar que ocupaba la construcción. En cualquier caso, los restos más representativos hay que localizarlos en la Plaza Enri Galli, a una manzana al suroeste de la Plaza de la Bastilla y al final del bulevar Henri IV.

Plaza de la Bastilla

La Plaza de la Bastilla fue creada mucho más tarde, en 1803. En ella, se añadió una fuente en forma de elefante que se hizo muy popular por la novela ‘Los Miserables’ de Víctor Hugo. La fuente que tenía 24 metros de altura desapareció en 1847. El único monumento antiguo que queda en pie en la Plaza de la Bastilla es la columna conmemorativa de otra revolución, la de 1830, la Colonne de Juillet, levantada durante el reinado de Carlos X y reformada en tiempos del rey Luis Felipe.

La columna tiene 52 metros de altura y originalmente rendía homenaje a las 504 víctimas de la revolución de 1830, muertos en los tres días de revueltas. Los nombres de otras 196 víctimas, éstas correspondientes a la revolución de 1848, se añadieron posteriormente. La columna está coronada por una estatua que representa al Espíritu de la Libertad.

La Ópera de la Bastilla

El imponente edificio e la Ópera de la Bastilla se abrió al público en 1989 en los fastos del bicentenario de la Revolución Francesa. Formó parte de una serie de grandes proyectos iniciados por el ex presidente francés François Mitterrand.

El enorme edificio estaba destinado a ser un edificio moderno y democrático para la ópera, en contraposición al aristocrático Palais Garnier. La Ópera de la Bastilla es, de lejos, el mayor edificio de los dos. Tiene cabida para 2.700 personas y el diseño es obra del arquitecto Charles Ott.

El proyecto fue elegido entre 750 iniciativas internacionales diferentes cuyo objetivo fue también remodelar la zona en la que se iba a levantar. El conjunto contrasta enormemente con el entorno. Una salida de metro e infinidad de tiendas integradas en el edificio refuerzan la idea de base de la construcción de un palacio de la ópera popular.

Tienes que ver la Plaza de la Bastilla en vivo y en directo. Si quieres, con los recursos que te ofrece el portal especializado Viajaraparis.com, excursiones de un solo día en los alrededores de París y mucho más. Pica en el enlace para conocer todos los detalles: www.viajaraparis.com

Plaza de la Bastilla.

Plaza de la Bastilla.

Te gustará también leer:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *