Jueves, 19 de Abril de 2018
Guias.Travel+en Google+ Guias.Travel
Estás aquí :
Guias.Travel > Blog > Ponte Fabricio, la mitad de un abrazo al Tíber
+20.000.000 usuarios ya han disfrutado nuestras guías

Ponte Fabricio, la mitad de un abrazo al Tíber

El Ponte Frabricio es un puente romano muy antiguo casi desconocido para el gran público. Al puente, al que también se le llama Ponte dei Quattro Capi o ‘Puente de las Cuatro Cabezas’, es el más antiguo de la ciudad de Roma.

El Ponte Fabricio está casi en su estado original. El Ponte Fabricio ha estado en uso desde el mismo día de su apertura. Fue construido en el 62 aC y sólo cruza la mitad del río Tíber, porque cruza por el este desde el Campo de Marte hasta el Isla Tiberina. Su continuación, para alcanzar la otra orilla, es el Ponte Cestius, al oeste de la isla.

La denominación de ‘Cuatro Cabezas’ le viene al puente de los dos pilares de mármol en los que se apoya la construcción y que están coronados por dos esculturas pareadas de los dioses Jano y Hermes. Estas figuras fueron trasladadas a la Iglesia de San Gregorio de Monte Savello, en el siglo XIV.

El Ponte Fabricio fue construido en la época en la que el gran Cicerón ya era cónsul. Y lo fue para reemplazar a un puente de madera que en su momento fue destruido por el fuego. El puente fue mandado a construir por Lucius Fabricius, encargado de las vías de Roma y miembro de la familia Fabricia de la capital.

Tomando medidas

El Ponte Fabricio tiene una longitud de 62 metros de largo y 5,5 metros de ancho. Está levantado sobre dos arcos que se apoyan en un pilar central que queda justo en el centro de la corriente de uno de los brazos del Tíber. El núcleo central de la construcción está hecho de toba volcánica. Sin embargo, en su parte externa, el conjunto está forrado con ladrillos y con piedra de travertino.

En una inscripción, precisamente sobre piedra de travertino, se puede leer una inscripción original con la que se dio fe de la obra. Esta inscripción dice en latín: L. FABRICIVS. C F. CVR. VIAR / FACIVNDVM. COERAVIT / IDEMQVE / PROBAVIT, o lo que es lo mismo: ‘Lucius Fabricius, hijo de Cayo, superintendente de las vías, cuidó y aprobó que se construyera’. Este texto se repite hasta en cuatro ocasiones, igual, en cada lado de los arcos.

Una inscripción posterior, en letras más pequeñas, registra que el puente fue restaurado bajo el Papa Inocencio XI, probablemente en 1679.

Si quieres ver este monumento, organiza un viaje a Roma, y, si quieres, elige una propuesta imbatible, la que te ofrece el portal Viajararoma.com, que incluye excursiones de un solo día en los alrededores de Roma y mucho más. Clica en el enlace para ver más detalles: www.viajararoma.com

Ponte Fabricio

Te gustará también leer:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *