Sábado, 21 de Octubre de 2017
Guias.Travel+en Google+ Guias.Travel
Estás aquí :
Guias.Travel > Blog > Sopesa visitar la casa de los pesos de Ámsterdam
+20.000.000 usuarios ya han disfrutado nuestras guías

Sopesa visitar la casa de los pesos de Ámsterdam

Desde su construcción a finales del siglo XV, el Waag (o Casa de los Pesos) ha servido para usos de lo más variados. El primero de todos, cuando se construyó en 1488, el edificio fue levantado como una de las tres puertas de entrada a la ciudad de Ámsterdam.

La puerta siguió siendo uno de los accesos a la capital hasta que, en 1601, la ciudad tuvo que derribar sus murallas para garantizar la expansión acelerada de la urbe de aquellos tiempos.

Fue en ese cambio de destino, cuando se pensó en convertirla en casa oficial de pesas y medidas. En el Waag, se pesaban las mercancías que entraban en la ciudad y también se gravaban los productos con impuestos según las normas en uso.

Los pisos superiores del edificio de la portada, en cambio se emplearon para otros fines diferentes. Una de las habitaciones de mayor tamaño era el lugar donde se alojaba la milicia de la ciudad.

Más dependencias

Otras habitaciones fueron ocupadas por los representantes de los gremios que tenían comercio y oficio en la ciudad: cirujanos, herreros, albañiles y artistas. Las puertas a través de las que se accedían a sus oficinas estaban adornadas con un símbolo identificativo particular de cada gremio en cuestión.

Varios de los gremios instalados en el Waag realizaron cambios en el interior del edificio, añadiendo, además de motivos ornamentales, algunas escaleras. El gremio de cirujanos construyó incluso una especie de teatro para dar las lecciones de anatomía que a menudo también estaban abiertas al público.

A principios del siglo XIX, cuando la mayoría de los gremios se disolvieron, el edificio quedó vacío, a excepción de una inmensa colección de recuerdos médicos para la que el gremio de cirujanos no encontró otro destino.

Durante los dos siglos que siguieron, muchos inquilinos ocuparon el Waag para aprovechar los espacios. En el Waag, se vio a lo largo de ese largo periodo de tiempo, desde una fábrica de muebles de calidad a una estación de bomberos. Durante seis años el Waag fue también la sede del Museo Histórico de Ámsterdam y durante muchos años más un museo histórico judío.

El lugar igualmente fue el terrible escenario de los ajusticiamientos que ordenó llevar a cabo Napoleón como represalias a principios del siglo XIX. En 1996, un negocio de comidas, el Restaurante-Café In de Waag, abrió sus puertas en la vieja puerta.

El restaurante, que sigue abierto, está iluminado con trescientas velas y candelabros, con el aspecto de un castillo-restaurante. En el restaurante, se sirven almuerzos y cenas y sus servicios se pueden contratar para eventos especiales. Los desayunos se sirven a partir de las 10 de la mañana, ligero y a base de café.

Si quieres conocer el Waag de Ámsterdam, aprovecha las opciones que te ofrece el portal Viajaraamasterdam.com, que te propone excursiones de un solo día en los alrededores de Ámsterdam y mucho más. Pica en el enlace para ver más datos: www.viajaraamsterdam.com.

Waag.

Waag.

Te gustará también leer:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *