Sábado, 27 de Mayo de 2017
Guias.Travel+en Google+ Guias.Travel
Estás aquí :
Guias.Travel > Blog > Te invitamos a conocer los baños romanos de Bath ¿te apuntas?
+20.000.000 usuarios ya han disfrutado nuestras guías

Te invitamos a conocer los baños romanos de Bath ¿te apuntas?

Los baños romanos de Bath representan una de las construcciones clásicas del tiempo de los romanos en toda Gran Bretaña. Se han conservado porque no han dejado de emplearse desde sus orígenes, pero, sobre todo, porque durante la época victoriana, se las reformó y se relanzó su uso en un tiempo en el que el turismo de salud y los baños terapéuticos formaban parte del estilo de vida de las clases más acomodadas.

Los baños romanos de Bath son también muy populares como lugares turísticos, cada año las visitan más de un millón de personas.

Las termas romanas de Bath aprovechan un surgente termal natural que se recoge en las cercanas colinas de Mendip. El agua de lluvia se filtra a través de la piedra caliza del lugar y se acumula en acuíferos situados a una profundidad que varía entre los 2.700 metros y los 4.300 metros, donde consigue alcanzar una temperatura que oscila entre los 69 y los 96 grados centígrados. Bajo presión, el agua asciende a la superficie por fisuras y la falla de caliza Pennyquick a razón de 1.170.000 litros diarios.

Historia

Se sabe que los baños romanos de Bath ya eran usados por los celtas de la región de Bath y que las dedicaron a la diosa Sulis a quién los romanos identificaron como Minerva posteriormente. En una historia imaginaria la Historia Regnum Britanniae, una crónica medieval, asegura que fue el rey Bladud el que construyó en el lugar los primeros baños árabes en el año 836.

La fundación antigua del balneario por parte de este rey fue exagerada aún más en el siglo XVIII cuando se aseguraba no sólo la curación fortuita del monarca que padecía lepra, sino también la de una piara de sus cerdos que acertaron a revolcarse en el barro caliente del surgente.

Lo que si es cierto es que las termas romanas se construyeron entre los años 60 y 70 aC, denominándoselas Aquae Sulis, ‘Las Aguas de Sulis’. El complejo fue ampliado poco a poco en los siguientes trescientos años.

Los romanos de tiempos del emperador Claudio colocaron piezas de roble para proporcionar una base estable para el barro al tiempo que rodearon el manantial con una estructura de piedra irregular forrada de plomo para hacer más eficiente el uso de las termas. Finalmente, toda la estructura de las termas romanas de Bath fueron cubiertas con una bóveda de cañón de madera y se establecieron las tres partes comunes de todas las termas romanas, un caldarium para los baños de agua caliente, un tepidarium para tomar aguas templadas y un frigidarium para baños fríos.

Hacia el siglo V, toda la estructura de las termas romanas de Bath amenazaba ruina como consecuencia de las colmataciones del barro y de las inundaciones. Una crónica anglosajona del siglo VI sugiere incluso que para esa época las termas romanas originales estaban totalmente destruidas. De los restos romanos antiguos destacan unas 130 tablillas en las que se apuntaron maldiciones de los infortunados bañistas a los que les había sido robada la ropa mientras tomaban sus aguas.

El museo de los baños de Bath atesora numerosos objetos romanos que fueron arrojados a las aguas supuestamente como ofrendas a la diosa. Entre ellos, 12.000 monedas romanas, el mayor depósito numismático votivo de Gran Bretaña. También se puede ver en el museo una cabeza de la diosa Sulis que fue encontrada en 1727.

Las aguas termales de Bath contienen sodio, calcio, flúor y sulfatos en altas concentraciones. Sin embargo, las aguas que fluyen a través de las conducciones romanas antiguas se consideran peligrosas por discurrir por tuberías de plomo. Según una disposición real otorgada por la reina Isabel I en 1591, el Ayuntamiento de Bath es el responsable del cuidado de la calidad y de la limpieza de las aguas. Las mismas esculturas romanas antiguas corrían el riesgo de deteriorarse por el ambiente agresivo de las emanaciones, manteniéndose las obras en su lugar gracias a la adaptación de un entorno bioestable gracias a una ventilación especial en 2006.

Si quieres ver las termas romanas de Bath, lo tienes fácil. El portal Viajaralondres.com te ofrece excursiones de un solo día en los alrededores de Londres y opciones para ver Bath. Pica en el enlace para conocer más detalles:

http://www.viajaralondres.com/ciudades-para-visitar-cercanas-a-londres/bath/

Baños termales de Bath.

Baños termales de Bath.

Te gustará también leer:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *