Sábado, 24 de Febrero de 2018
Guias.Travel+en Google+ Guias.Travel
Estás aquí :
Guias.Travel > Blog > Templo de Adriano, apenas 11 columnas, pero una gran historia que contar
+20.000.000 usuarios ya han disfrutado nuestras guías

Templo de Adriano, apenas 11 columnas, pero una gran historia que contar

El Templo de Adriano es una de las construcciones históricas de la Roma Imperial. Lamentablemente sólo ha sobrevivido una corta fila de columnas que formó parte de una oficina de valores del siglo XVII. Y gracias a éso se han conservado. Esas columnas dan una idea de lo que debió ser el conjunto.

El Templo de Adriano, y ya te pongo en materia, fue construido entre los años 117 y 138 en honor al emperador Adriano. Sin embargo, no fue Adriano el que lo inauguró sino su sucesor, Antonino Pío en el 145. El edificio formaba parte del Campo de Marte, un lugar clave para el gobierno de la ciudad en el centro de Roma.

En origen, una gran escalera conducía a un podio de cuatro metros de altura sobre el que se levantaba la construcción. El podio tenía una cella, una construcción interior que estaba, a su vez, rodeada por treinta y ocho columnas corintias, cada una de ellas de 15 metros de altura.

En la parte frontal del Templo de Adriano había trece columnas que sostenían un entablamento y un tímpano triangular. En la parte posterior sólo había ocho columnas. Y otro tramo de escaleras, más corto, conducía a la cella. En su interior, la estructura contenía una cámara abovedada con una bóveda de cañón. Esta bóveda estaba decorada con pilastras.

Trofeos de guerra

Y te lo tienes que imaginar. Al pie de las pilastras había una colección de trofeos de guerra, relieves y una representación alegórica de las provincias conquistadas. Si quieres ver algunas de esas imágenes, las puedes encontrar en el patio interior de los Museos Capitalinos de Roma.

Aún más, una parte de la pared de la cella que estaba hecha de toba volcánica todavía se puede ver detrás de las columnas que quedan del templo.

Más datos. A finales del siglo XVII, el papa Inocencio XII encargó al arquitecto italiano Carlo Fontana la construcción de una nueva sede para la casa de la aduana papal y el lugar elegido fue el Templo de Adriano.

Fontana trabajó en el Templo de Adriano con su hijo Francesco. Ambos integraron las columnas restantes del edificio romano en el nuevo que se completó en el año 1700, diez años después de iniciarse los trabajos. Hoy, curiosamente, el edificio alberga la Borsa Valori di Roma, la Bolsa de Valores de Roma. Se encuentra en Piazza di Pietra, una pequeña plaza que está situada no muy lejos de la Via del Corso de Roma.

Si quieres ver el Templo de Adriano en vivo y en directo, nada mejor que disfrutar de una estancia en Roma. Por ejemplo, con los recursos que te ofrece el portal Viajararoma.com, excursiones de un solo día en los alrededores de Roma y mucho más. Clica en el enlace para ver todos los detalles: www.viajararoma.com

Templo de Adriano

Te gustará también leer:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *