Viernes, 28 de Julio de 2017
Guias.Travel+en Google+ Guias.Travel
Estás aquí :
Guias.Travel > Blog > Descubre donde hay un trozo del mar en el corazón de Roma
+20.000.000 usuarios ya han disfrutado nuestras guías

Descubre donde hay un trozo del mar en el corazón de Roma

La Fontana di Trevi es la fuente barroca más grande y más popular de la ciudad de Roma. Se construyó en el siglo XVIII en una mezcla muy lograda de clasicismo y barroco. Tal vez la imagen más recordada de este conjunto monumental sea la escultura del dios Neptuno. ¿Pero por qué Neptuno? Pues porque el tema de la Fontana di Trevi es el mar. Un trozo de mar evocador del océano a 20 kilómetros del Tirreno.

La escenografía acuática está dominada por un carro en forma de concha sobre el que se encuentra la gran estatua del Océano o Neptuno, esculpida por el gran maestro Pietro Bracci. En una hornacina situada a la izquierda, se puede ver otra imagen alegórica, la estatua de la Abundancia. La de la Salud, ocupa el lado derecho. Ambas talladas por Filippo Valle. Los relieves superiores representan a Agripa aprobando la construcción del Aqua Virgo, en alusión a la leyenda de su origen.

La fuente monumental de la Fontana di Trevi tiene un marco espectacular, se sitúa delante del Palazzo Poli, tiene 19,8 metros de ancho y 25,9 metros de altura y se deja ver a los ojos del espectador como una especie de arco triunfal.

La historia de la fuente comienza, de alguna manera, en los tiempos del emperador Augusto, cuando su hijo Agripa hizo llegar agua corriente hasta el Panteón de Roma, para lo que mandó también construir el Acueducto Vergine que aún hoy se puede admirar en la Piazza del Popolo.

Legendario resulta ese nombre, el de Vergine que, según la leyenda, le daría el mismo Agripa en la memoria de una niña (en latín, virgen), que indicó la ubicación de las fuentes a los soldados que buscaban un lugar adecuado.

El acueducto Vergine permaneció en uso a lo largo de toda la Edad Media. Fue restaurado ya en el siglo VIII, y otra vez en el siglo XII, y por los papas Nicolás V y Pablo IV, a mediados del siglo XV. Las fuentes fueron reutilizadas hasta el año 1570 por el Papa Pío V que colocó el depósito de en el lado contrario en el que se encuentra hoy.

Posteriormente, el papa Urbano VIII (1623-1644) solicitó una ‘transformación’ de la plaza y de la misma fuente a Giovanni Lorenzo Bernini, con la intención de crear un nuevo espacio escenográfico cerca del propio palacio familiar, el Palazzo Barberini. Además, que fuera claramente visible desde la Cámara del Quirinal, su residencia. Bernini planeó una gran puesta en escena de agua. La muerte del papa y el juicio posterior contra la familia Barberini por el nuevo papa Inocencio X detuvo los trabajos.

A principios del siglo XVIII, la Fontana de Trevi se convirtió en un proyecto de ejecución obligada para muchos arquitectos que pasaban por Roma. Por aquellos días, la Academia de San Lucas la convierte en el centro de diversos concursos.

El concurso organizado finalmente es ganado por Nicolás Salvi, victoria en la que algunos quisieron ver una reparación por haber sido apartado de la construcción de otra iglesia romana. Salvi inició la construcción de la Fontana di Trevi en 1732, completando el diseño con un proyecto de influencias barrocas del estilo de Bernini.

La Fontana di Trevi se inaugura en 1735, a pesar de no haber sido terminada. Y en 1740 se vuelven a parar los trabajos, para proseguir en 1742. Se inaugura por segunda vez en 1744 y su primera fase, la acomodación de las esculturas, termina en 1747. Sin embargo, Salvi muere en 1751 dejando sin autor a la Fontana di Trevi. Y es Giuseppe Panini el que termina finalmente los trabajos en 1762 y con el papal Clemente XIII en el Vaticano. Una obra monumental en la que intervinieron no menos de diez escultores y que hoy es un símbolo para la ciudad de Roma.

Bueno, aquí tienes un motivo más para viajar a Roma, para ver la monumentalidad de una fuente que no deja indiferente a nadie.

En el portal Viajararoma.com apuestan por seleccionar tours en Roma con valores añadidos. Algunos de esos tours en Roma incluyen a la Fontana di Trevi. Si quieres informarte, pica en el enlace que sigue, y verás qué opciones combinadas: http://www.viajararoma.com/entretenimiento-en-roma/.

Por cierto, no te olvides de lanzar una moneda, ya sabes, que quien la deja caer dentro del pebetero, vuelve a Roma

Fontana di Trevi.

Fontana di Trevi.

Recursos para el Viaje:

Hoteles: http://www.guias.travel/ver/?city/it/rome.es.html
Vuelos: http://www.guias.travel/vuelos/
Tours y Actividades para hacer en Roma: http://www.guias.travel/ver-tours/?Roma/d511-ttd
Guía turística de Roma: http://www.viajararoma.com

Te gustará también leer:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *