Category

Amsterdam

Category

El Stadsschouwburg es uno de los teatros más famosos de Ámsterdam. Y de Holanda. Está en el barrio de Leidseplein y su arquitectura neorrenacentista es un regalo para la vista. Tienes que descubrirlo en su estado natural. Ir a verlo, digo.

El Stadsschouwburg fue construido en 1894 y, en su momento, fue la sede del Ballet Nacional y de la Ópera de los Países Bajos. Y, ya te digo, la fundación de este teatro holandés tiene un nefasto índice de incendios.

Las primeras compañías teatrales de Ámsterdam (Rederijkerskamer, en holandés) aparecieron a finales del siglo XVI. Y, todo, cuando no existían aún edificios dedicados a las representaciones escénicas de manera estable en la capital. Hasta ese momento, las representaciones se hacían al aire libre o sobre carros también en la vía pública. Las primeras compañías teatrales holandesas eran conocidas como ‘Brabantsche Kamer’, porque procedían de la zona de Brabante y de otros lugares de Flandes.

En 1617, los dramaturgos Samuel Coster y Bredero, junto con su compañía de teatro ‘In Liefde Bloeyende’, fundaron la Academia Duytsche, una institución inspirada en las academias italianas, que tenían por objeto popularizar la ciencia por medio de conferencias disertadas en holandés. La Academia se estableció en un edificio de madera en la calle Keizersgracht (en el 384), en Ámsterdam, en el sitio del moderno Hotel Blakes. El Schouwburg de Van Campen, el teatro de la Academia, se abrió al público en el mismo lugar, siendo el primer teatro de la ciudad de Ámsterdam.

Pero, para 1664, el teatro Van Campen ya se había quedado pequeño. Y se decidió construir uno más grande. El nuevo teatro se inauguró en 1665 y era dos veces más grande que el anterior. El relator de historias de Ámsterdam Jan Wagenaar nos ha legado una amplia descripción de este edificio, mencionando en particular la maquinaria del teatro, con la que se conseguían efectos sorprendentes, como el de actores que volaban por los aires o desapariciones en el escenario.

El edificio se amplió a lo largo del tiempo según las necesidades. Pero, en 1772, ardió por los cuatro costados. Se dice que un sirviente manipuló sin cuidado una vela que fue la desencadenante del fuego. Murieron 18 personas y acabaron como escombros 22 viviendas de los alrededores del teatro. Se dice también que el fuego del incendio se pudo ver desde La Haya que está a 60 kilómetros de distancia. Se cuenta también que los escombros fueron una fuente inesperada de ingresos porque en ellos había oro y joyas pertenecientes al público que había acudido a ver la función.

Nuevo teatro

El teatro fue reconstruido en Leidseplein, en el lugar actual, entre 1774 y 1790, no se sabe bien la fecha. La construcción tenía una estructura de madera detrás de una fachada de piedra. Y, aunque no te lo puedas creer, sufrió un nuevo incendio en 1890.

El actual, sustituto del anterior, fue levantado entre los años 1892 y 1894, siguiendo un proyecto del arquitecto Jan L. Springer (1850-1915). Pero el teatro no se hubiera podido terminar sin ayuda económica que vino del filántropo y senador holandés A.C. Wertheim. En 1986, el Ballet Nacional de los Países Bajos y la Ópera Nacional holandesa pasaron del Stadsschouwburg al Stopera.

El programa anual de actos del Stadsschouwburg incluye todo tipo de representaciones teatrales, en especial de escritores holandeses. El Boekenbal (‘Bola del Libro’) se celebra tradicionalmente en el Stadsschouwburg y marca el comienzo del Boekenweek, la Semana del Libro de Ámsterdam.

Si quieres ver el Stadsschouwburg, lo tienes fácil con los recursos que te ofrece el portal Viajaraamsterdam.com que incluye excursiones de un solo día en los alrededores de Ámsterdam y mucho más. Clica en el enlace para ver más datos: www.viajaraamsterdam.com

Stadsschouwburg

Las guías turísticas y los folletos de la capital holandesa no citan a la Biblioteca Pública de Ámsterdam como un lugar visitable. Y no sabes lo que se pierden quienes no la conocen. La Biblioteca Pública de Ámsterdam es, y no exagero, un verdadero oasis de cultura y ocio tranquilo en el centro de la capital holandesa. Deja que la Biblioteca Pública de Ámsterdam reclute tu sensibilidad.

El KattenKabinet (‘El Gabinete de los Gatos’) es un museo de arte situado en Ámsterdam que, como te puedes imaginar, está dedicado al mundo de los gatos. La colección que atesora el museo incluye obras de Picasso, de Rembrandt, de Coneile, Henri de Toulouse-Lautrec, Théophile Steinlen, entre otros grandes artistas. 

El Museo Van Gogh es un homenaje a uno de los mejores pintores holandeses de todos los tiempos: Vincent Van Gogh. La exposición permanente es una referencia de su obra y en sus salas se puede recorrer toda la existencia vital del artista. Lienzo a lienzo. Es, como te puedes imaginar, una de las visitas obligadas de Ámsterdam.

El molino de viento de Gooyer fue un día un ingenio para molturar maíz con la fuerza del aire en la capital de Holanda Ámsterdam. Sin embargo, el molino que también es conocido como el Funenmolen, ahora la construcción tiene un atractivo más, funciona como una fábrica de cerveza, como una alegre cervecería y como un lugar de reunión para verse con los amigos.

La Stopera de Ámsterdam fue un proyecto muy, muy controvertido entre los residentes de la capital holandesa. La edificación que alberga al ayuntamiento de la ciudad y a la Ópera Nacional llevó consigo la eliminación de numerosas construcciones medievales del centro de la capital. Sin embargo, hoy, la Stopera es uno de los referentes de la cultura de Ámsterdam.

El Scheepvaartmuseum (‘Museo Marítimo’) es uno de los mejores museos marítimos del mundo. Un espacio museístico que ofrece una visión muy completa de la relación de los Países Bajos con el mar a lo largo de los siglos. Una muestra recreada en un edificio con más de 350 años y que, en su momento, fue el arsenal de la ciudad de Ámsterdam.

Cualquier persona con un mínimo de conocimiento sobre la Segunda Guerra Mundial conoce la historia de Ana Frank y su famoso diario. Una visita a Ámsterdam ofrece a los viajeros la oportunidad de visitar el lugar donde el joven Ana y su familia se refugiaron por espacio de dos años en el más absoluto de los silencios. Me gustaría hablarte de la Casa de Ana Frank de Ámsterdam.

La plaza de Leidseplein es un lugar emblemático de la vida nocturna de Ámsterdam que acoge cada día a multitudes de ciudadanos holandeses dispuestos a pasarlo bien y, por supuesto, a viajeros que quieren conocer la capital holandesa. Seguro que como tú.

Quién le iba a decir a los vecinos del barrio obrero de Jordaan en Ámsterdam que sus manzanas, llenas de población inmigrante y dejadas de la mano de Dios, se iba a convertir en una zona chic muy revalorizada. Jordaan era en su momento lo peor de la capital holandesa. Un lugar insalubre, donde abundaban las alcantarillas abiertas, sucio y maloliente. Hoy es una zona de moda de Ámsterdam, limpia, impoluta, que está muy demandada como espacio residencial y para oficinas.